PAGINA DE NOTAS

IVÁN NOBLE presentó su show temático “De la A a la Z” en el Teatro Ópera

Con una original propuesta que consistió en repasar su carrera en orden alfabético a lo largo de una treintena de temas, Ivan Noble se presentó en el Teatro Opera Allianz con un sólido show #DeLaAaLaZ con varias perlas.

 

Pasados 12 minutos de las 21 se abrió el telón y Noble arrancó con su guitarra, acompañado por los teclados de RUBEN CASCO, con una versión ‘unplugged’ de ‘Amor a Tercera Vista’. Aún sin haber terminado la canción, entró el resto de la banda y arrancaron con ‘A Pan y Agua’, que se llevó la primera ovación de la noche.


Picaro y con su habitual carisma, Noble se ganó rápidamente al público (que iba desde teens enloquecidas cual groupies de los años 60 en plena beatlemania, hasta cuarentones que seguramente habrán estado en más de un recital de Los Caballeros de la Quema).

 

“En los 90 se que la mitad de la sala no había nacido, pero en abril de ese año di mi primer recital en un lugar llamado ‘American Bar’, en Ramos Mejia” dijo Noble y arrancó con ‘Causas Perdidas’, el tema de ‘intemperie’ en el que recuerda aquellos años dorados junto a su ex banda. Y hablando de los Caballeros de La Quema, con la letra G llegó el primero de 3 temas al hilo de la agrupación, el “reggae moronense” (sic) ‘Gusanos’, ‘Hasta Estallar’ (donde se armó una suerte de mini pogo en los pasillos del Opera) y ‘Jodido Noviembre’ (tema que no tocaba hace bastante y en el que se extrañó a la dupla guitarrera de los Caballeros que formaban Martín Mendez y Pablo Guerra).

 

Después de uno de los varios saltos al pasado que tuvo la noche, el cantautor regresó al presente con ‘La Propina’, ‘Los Tipos Como Yo’, ‘Mala Sangre’, ‘No Cuentes Conmigo’ y ‘Olivia’. A esta altura el Opera explotaba y el recital estaba en su apogeo en una noche fresca pero que se volvió caliente en el teatro.

 

Si bien los años de rockero quedaron atrás, Noble todavía guarda algo de esa chispa y arrogancia que tenía en los 90 y eso quedó demostrado cuando sonó ‘Todos Atrás y Dios de 9’.

 

Acompañado por el ya mencionado Rubén Casco en teclados, Pablo Alvarez en bajo y coros, Agustín de Carli y Benjamín López Barrios en guitarras, y Alejandro López en batería, el cantante dio una vez más sobradas muestras de su talento y dejó conforme a un público que lo sigue desde hace tiempo y a aquellos que lo descubrieron en los últimos años a través de sus discos solistas ¡Esperamos que se repita pronto!

Nota publicada originalmente en: In the Flow Press

Mas entradas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *