PAGINA DE NOTAS

JUANSE homenajeó a PAPPO en el Teatro Ópera

Con un Opera casi a tope Juanse presentó su disco homenaje al ‘Carpo’Pappo x Juanse y demostró que ¡Pappo sigue vivo!

 

Un 25 de febrero de 2005 Norberto Napolitano, Pappo, perdió el control de su Harley Davidson y pasó a la inmortalidad. 10 años después Juanse, uno de sus grandes amigos, decidió poner las cosas en su lugar y editó un disco en el que reúne algunas de las canciones más conocidas (y no tanto) de ‘Pappo’s Blues’ y que finalmente tuvo su bautismo de fuego anoche en el mítico Teatro Opera de la Avenida Corrientes (si bien ya había presentado el disco en la Usina del Arte en diciembre del año pasado, aquella vez había sido un adelanto en el marco de un recital gratuito organizado por el Gobierno de la Ciudad).

 

‘Hombre Suburbano’ y casi pegado ‘Malas Compañías’ dieron por comenzado el concierto e inmediatamente le dieron paso a ‘A donde está la libertad’. Con una puesta en escena sobria, quizás con demasiadas luces que por momentos dificultaban la visión, lo que la gente fue a buscar era rock and roll, blues y los temas de Napolitano versionados por uno de sus más fieles discípulos, y el ex Ratones Paranoicos no defraudó.

 

El recital no dio respiro, los temas se sucedieron en el orden del disco (“el Carpo nos mandó la señal de que lo toquemos en orden”, explicó un Juanse emocionado que al instante recibió una ovación por parte del público) con una banda ajustada que no dejó mucho espacio para la improvisación, excepto cuando subió al escenario el extravagante Daland Sepum (hijo del anfitrión, gran guitarrista y líder de la muy recomendable banda ‘La Armada Cósmica’) quién se despachó con un solo impresionante en el tema ‘Pájaro Metálico’.

 

Juanse estuvo acompañado por el ‘guitar hero’ Gabriel Carámbula (una de las grandes violas nacionales que en este recital ‘la rompió’) y Ernie Salas en guitarras, Gaby Pérez en batería (que hizo la intro de ‘Sucio y Desprolijo’ a imagen y semejanza de la que registró el legendario Héctor Lorenzo en ‘Pappo’s Blues Volúmen 3’) y Ponch en el bajo; los invitados fueron, además del mencionado Daland, el pianista Alejandro Franov y Peteco Carabajal quién adornó con su violín una melancólica y vivida versión de ‘Una Casa con 10 pinos’ e imprimió de aire folk sureño al tema ‘Trabajando en el Ferrocarril’.

 

Concluidos los 14 temas del disco llegó el momento de los bises y con el cantito de “ole, ole ole, vamos lo’ raton” (sic) de fondo, Juanse hizo explotar el Opera con ‘Sucia Estrella’, ‘Rock del Pedazo’, una incendiaria versión de ‘Para Siempre’ (en su nueva etapa cristiana Juanse modificó la letra y cantó “tengo religión y tengo ansiedad”), el ‘Rock del Gato’, Cowboy y el final con ‘Girando’ y un grito de “¡Qué viva el Rock and Roll!” y sí, qué viva; Pappo desde el cielo seguramente así lo hubiera querido y nosotros también.

 

Nota publicada originalmente en: In the Flow Press 

Mas entradas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *